viernes, 29 de noviembre de 2013

¿quién eres tú?

Debo reconocer y reconozco, que algo de cariño te tengo; quizá porque contigo he compartido una vida, dos excursiones, tres cafés, cuatro viajes, cinco noches de fiesta, seis asignaturas de la carrera, siete días de una semana, ocho copas de vino, nueve pesadillas y media o diez bajadas a los infiernos.

Quizá por eso, no más por eso, tolero y agacho la cabeza cuando me topo contigo en la cola del super, te dejo llegar, tomar posiciones, explorar el terreno al más puro estilo Ignatius Reilly y plantarme en la cara una tras otra tus lecciones.

Una vez me enseñas a cocinar, otra afirmas que estoy acabada cuando siento que acabo de empezar, alguna vez me has dicho lo que tengo que leer, comer, beber y vestir, otras te has atrevido a decir que me equivoco en lo que siento... lo sabes todo de mi, eres como la portera del cuento, tú siempre un poquito más.

Te he visto tachando de ignorante a quien tres vueltas te da; sonreírte de los "necios" que te rodean: pobres, se han atrevido a pensar... no saben, no entienden, nunca podrán llegar ni a enterarse de que tú estás en posesión de un "Criterio universal", uno de esos que todo lo pueden, que todo lo saben, que todo lo valoran con la suma perfección de quien no se equivoca jamás.

Mírate al espejo, anda... a ver si consigues que tu ego entre en el marco y te ves al completo: tus títulos, tus lecciones, tus manidas y recurridas expresiones...

¿quién eres tú?  el que olvidó aprender la más importante de las lecciones, que no sabe nada...



.