domingo, 12 de enero de 2014

y si tengo que volver...

sólo puede ser con ellos sonando en el altavoz, el coche, el auricular o lo más profundo de mi ser...

Vuelvo, claro que lo hago, siempre vuelvo... no puedo evitarlo, moriré guardando unas letras para más tarde, no me cabe duda alguna, así que tras la vorágine de diciembre sus festivos de postura y de postín... aquí estoy de nuevo.

El mundo quizá no ha cambiado en mi ausencia, Mandela ha muerto, la Infanta Cristina está imputada y la pólvora que huelo en el aire no es la de las Fallas de Valencia... ojalá que no me equivoque y no sólo vuelva yo... volvamos todos, a creer que se puede, a tomar las calles y a ser los amos y señores de quienes creen que señores nuestros son.

Hoy vuelvo, claro que vuelvo... vuelvo con Gravity en la retina, Dublineses en el libro electrónico, la agenda cargada de proyectos y con "ellos" sonando de fondo...




.