jueves, 30 de enero de 2014

El ingrediente secreto de Ira y mi Rösti de Patatas

Sucede que mi prima Marta tiene una sección dedicada a la cocina en su más que precioso blog "Mà a mà, pell amb pell, cor amb cor" donde intercambia recetas a través de un ingrediente común.

Sucede que he descubierto, por casualidad y así como quien no quiere la cosa, que mi dedicación a la cocina consumida en dosis diarias equilibra los niveles de estrés (y escuatros) de la campaña laboral a la que me estoy enfrentando desde octubre pasado y que no concluye hasta el próximo mayo.

Sucede que el ingrediente de este mes son las patatas y por falta de anchoas no he podido preparar la tradicional y deliciosa "Tentación de Jansson" con la que pensaba sorprenderla y recordar a Kajsa; una de esas dos tías suecas que la vida me regaló. Queda pendiente porque no vale que sean anchoas cualesquiera.

Tras descubrir "Ahorra con Jamie", la última de las publicaciones de Jamie Oliver me he decidido a preparar el Rösti de Patatas que ilustra esta entrada.

Para ir entrando en el asunto, la receta es tal que así:

Ingredientes (para dos personas):
- 300 gr de patatas
- 1 zanahoria grande
- 1/2 cebolla mediana
- 1/2 cucharada de mostaza de Dijon
- 1/2 limón
- Aceite de oliva
- 50 gr de guisantes (congelados también valen)
- 75 gr de rúcula
- 50 gr de queso Feta


Rósti de Patatas


Preparación: 
Precalentar el horno a 200º. Pelar las patatas, la cebolla y las zanahorias y cortarlas en paja (yo lo hago con la mandolina). Añadir un buen pellizco de sal y mezclarlo en un recipiente. Dejarlo reposar entre 5 y 10 minutos. Mientras reposa preparar el aliño mezclando la mostaza con el zumo del limón y un chorrito de aceite de oliva, un pellizco de sal y algo de pimienta.

En un cuenco grande echar un buen chorro de aceite de oliva y añadir un pellizco de pimienta molida. Añadir la mezcla de patatas, cebolla y zanahoria intentando sacar el máximo exceso de líquido y revolver en el cuenco hasta que se empape del aceite. Distribuirlo en una bandeja de horno previamente engrasada (yo la engraso con una pizca de aceite macerado con guindilla y eso le deja un toque picante muy rico) y tostarlo durante unos 30 - 35 minutos hasta que se dore y quede crujiente.

Mientras tanto cocer los guisantes, escurrirlos y pasarlos al cuenco del aliño.

Sacar la bandeja del horno, añadir la rúcula y desmenuzar el queso Feta. Servir junto con el aliño para que cada comensal disponga la cantidad que más le apetezca.

y... bon profit!

Ya me contaréis si os gusta y...

Sé, lo sé porque alguno me lo va diciendo, que esto está abandonado; me voy a atrever a decir que vosotros me tenéis abandonada a mi y así no hay quien tenga ganas de teclear... además, he estado tecleando para otros y no puedo contar más porque es lo que tiene ser un Negro, que no puedes hablar de dónde se pueden encontrar tus palabras. Me atrevo a decir que algo hay... pero eso será cuando vuelva de Madrid... la semana que viene si eso...


.