viernes, 27 de agosto de 2010

De casta le viene al Urrea

Somos cuatro, todo un clan... 


Aprendí con ellos, a mantener siempre los ojos atentos, la lengua afilada y la mente en ON, puede parecer frívolo cuando es todo lo contrario, lejos de adormecer nuestras mentes y convertirnos en sombras cacofónicas que repitieran uno tras otros todas las frases de el correcto ciudadano, esos que tras entregarte dos paupérrimos besos con la condescendencia del que los da sin sentimiento alguno sólo tiene que decirte que "vaya calor está haciendo"... 


Ya podemos ir, volver o revolver...
formamos parte de un conglomerado en el que cada cual ocupa su lugar y yo soy la única chica.


HONOR se queda corto, ni siquiera en mayúsculas o negrita... no se puede condensar en una única expresión... sólo sé que por mucho que pasemos separados, cuando estamos los cuatro sólo hay sitio para el buen rollismo, ametralladoras de sonrisas y mucha mucha mala baba... para no caer en el moñonísmo, no nos queda más remedio que no darnos tregua hasta la hora de la despedida... 


Aprenderás prima a reírte de lo que más te duela... y así, menos dolerá... 


Cortesía de la casa: # Come & Listen (III)

.