lunes, 16 de agosto de 2010

Cabrona irresistible strikes back

Las horas van pasando y puedo vislumbrarte, te voy conociendo, no te puedo encasillar porque eres inclasificable... una incorregible cabrona irresistible... qué voy a hacer contigo? Ni siquiera yo lo sé; hace un par de horas agonizabas en un hospital y ahora mismo vas conduciendo por los túneles de Vallvidriera escapando de una boda a la que no estabas invitada con las alianzas en el bolsillo izquierdo del pantalón... 


Querida, este es el principio de una buena enemistad, no voy a parar hasta que no acabe contigo... es posible que no te guste, es posible que hasta lleguemos a reírnos de todo esto, vas a ser mía hasta que te arranque el último aliento, hasta que me reviente las yemas de los dedos... 


Bienvenida a mi casa, pasa y quédate lo justo para dejarte la vida aquí dentro... 


Dancing Queen... 

.