viernes, 3 de septiembre de 2010

del dicho al ego!

Te dejas la piel, sin saberlo, lo haces de forma instintiva, pensando en superarte una línea más... y sacas lo mejor de tí, letra tras letra, como si no hubiera nada más... como si el cielo y la tierra se confundieran en el blanco fondo de la pantalla... 


Y el cielo es un paraíso cuadriculado como un cuaderno de espiral en el que describir una sonrisa y respirar el aliento de su propietario es el más maravilloso de los paraísos encontrados y por encontrar... concatenando imágenes, encontrando las palabras para unir cada principio con su final... 


Te puedo decir que no me importa, puedo incluso argumentar toda una retahíla de sinceras negaciones. Mi fantástico alegato se descompone al preguntar por qué vuelvo aquí una y otra vez, como si el dolor no pesase, como si la manta me dejase los pies desnudos y así es aquí donde me siento libre, donde todo cobra sentido y la vida me deja sin aliento... entre el papel y la tinta...


* Tras una semana de enfermedad tras enfermedad... Here I go... AGAIN!


Cortesía de la casa: Come & Listen (IV)

.